nutricion-banner
¿Cómo lograr y mantener el peso saludable luego del tratamiento de cáncer de mama?

 

.

 

Muchas mujeres aumentan de peso durante o después del tratamiento de cáncer de mama e incluso algunas ya tienen sobrepeso al momento del diagnóstico. 
 

El aumento de peso se debe a varias razones: 

 

• Se recurre a la comida como manera de aliviar la carga emocional ante el diagnóstico y durante el tratamiento, recurriendo a alimentos hipercalóricos e incluso con episodios de atracón. 

• Ciertas medicaciones a base de hormonas pueden provocar aumento de peso. 

• Se es más sedentario, ya sea por la sensación de malestar durante el tratamiento o por la falta de ganas y motivación. 

Tal es la importancia de lograr y mantener el peso saludable que una de las recomendaciones de la Fundación para la Investigación del Cáncer Mundial junto con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer es que debe ser tan bajo como sea posible dentro de los parámetros del peso saludable. El Índice de Masa Corporal (IMC) de los adultos (peso/estatura2) debe estar entre 21 y 23, evitando el aumento de peso y el depósito de grasa corporal en la zona abdominal. Esto se debe a que el mantenimiento de un peso saludable a lo largo de la vida es probablemente una de las maneras más importantes de protegerse contra el cáncer. 

El estudio publicado por el Dr. Joseph Sparano y su equipo del Centro Médico Albert Einstein College of Medicine’s Montefiore en Nueva York determinó que las mujeres con sobrepeso y obesidad presentan más riesgo de tener una recurrencia del cáncer de mama que aquellas que se encuentran con un peso saludable, independientemente del tipo de tratamiento que hayan recibido. Incluso explicaron que no necesariamente se tiene que ser obesa sino que apenas con sobrepeso el riesgo aumenta drásticamente. Esto podría deberse a que el exceso de grasa corporal puede desencadenar cambios hormonales e inflamatorios que favorecen la recurrencia y diseminación del cáncer, sin importar el tratamiento que ha sido administrado. 

La mejor manera de lograr un descenso de peso es reducir la ingesta de calorías (pero no menos de 1.000 calorías diarias) y aumentar la actividad física. El secreto para la pérdida de peso es simple: se deben consumir menos calorías de las que se necesitan para satisfacer las que se gastan con la actividad física y las funciones fisiológicas. El organismo gasta una gran cantidad de calorías solo para mantener la temperatura corporal, para mantener las funciones esenciales para la vida como la circulación y la respiración y para impulsar los músculos durante el ejercicio.

.


¿Cómo reducir la ingesta de calorías?

 

• No saltees comidas, no por ello bajarás más rápido de peso. De hecho, cientos de estudios han demostrado que aquellas personas que saltean comidas, en especial el desayuno, terminan compensando con mayor consumo calórico a lo largo del día. 

• Comé sólo cuando tengas hambre, te sorprenderás al descubrir cuántas veces se come por cuestiones emocionales. Por eso, es importante descubrir cuándo se está comiendo para tapar sentimientos de soledad, tristeza o enojo y buscá alguna actividad más allá de comer para satisfacer las necesidades emocionales

• Mientras comés tratá de no hacer otra actividad, como leer o ver televisión, ya que no se registra lo que se está comiendo.

• Nunca hagas las compras con el estómago vacío; ya que estarás más tentada de comprar alimentos poco saludables.

• Comé despacio y disfrutá el momento de la comida, que sea un instante para relajarse. No comas parada, masticá bien la comida y dejá los cubiertos entre bocados. De esta manera, comerás menos cantidad. 

• No es necesario comer todo lo que está en el plato. Si ya estás satisfecha, no sigas comiendo. 

• Planteate metas realistas: algo lógico sería perder entre medio kilo a un kilo por semana.

• No hagas dietas que propongan resultados mágicos, sino que deberías consultar con un profesional idóneo quien te armará un plan de alimentación acorde a tus necesidades y objetivos. 

 

.

¿Qué tener en cuenta a la hora de bajar de peso?

 

• Limitá los alimentos ricos en grasas y azúcares como productos de pastelería, gaseosas y jugos comerciales, golosinas, snacks de copetín y alimentos procesados como hamburguesas y embutidos. 

• Consumí al menos 5 porciones entre frutas y verduras diariamente.

• Bebé al menos 10 vasos de agua por día, lo que no solo te hidratará sino que ayudará a evitar la retención de líquido. 

• Limitá el consumo de alcohol ya que aporta muchas calorías. Tené en cuenta que cuanto mayor sea la graduación alcohólica, mayor serán las calorías aportadas. 

• Consumí lácteos descremados, pero con moderación.

• Inclui proteínas en cada comida, ya que te brindará saciedad: carnes de todo tipo magras, quesos magros, huevo, frutas secas, jamón cocido natural, pavita, entre otros.

• Realizá actividad física moderada de manera regular. Puede ser caminata, bicicleta, natación, baile por ejemplo. 

.

Cambiar los hábitos alimentarios no es tarea sencilla, te va a llevar tiempo, pero el primer paso es querer alimentarse correctamente y lograr y mantener un peso saludable 

.