Terapias alternativas
.

Terapias Alternativas

El yoga

 

Esta disciplina, cuyo origen se remonta a la India hace más de 5.000 años, se podría resumir en una sola palabra: equilibrio. A través de esta práctica, se propone lograr la unidad de la mente, cuerpo y espíritu. Los distintos tipos de yoga que se practican ponen en juego técnicas de respiración y posturas que mejoran la flexibilidad, la sensación de bienestar y la fuerza. En relación al cáncer de mama, la práctica regular de esta disciplina:

• Mejorar el funcionamiento de todo el organismo en general.

• Reduce la fatiga.

• Disminuye el estrés.

• Reduce los problemas para conciliar el sueño.

• Mejora la calidad de vida.