Nutrición
¿Cómo aumentar las proteínas en la alimentación?

Tu apetito y tipo de alimentación pueden haber cambiado durante el tratamiento del cáncer por diversas razones como la alteración del gusto, la intolerancia a los olores, la angustia o la sensación de malestar. Sin embargo, no debés descuidar el consumo de proteínas ya que tienen un rol fundamental en la recuperación. 

.

Las proteínas están constituidas por cadenas de aminoácidos. Para que sea más fácil de entender pueden ser graficadas como una cadena con eslabones de diversas formas. Cada uno es un aminoácido, los cuales se ensamblan de diferentes maneras para crear miles de proteínas distintas. Existen muchos aminoácidos aunque 22 de ellos son considerados muy importantes para la salud y a su vez, nueve de ellos son esenciales, es decir que deben ser aportados a través de los alimentos ya que el organismo no los puede producir. Son indispensables para el correcto desarrollo y mantenimiento de los tejidos. Tal es así que el cerebro, los músculos, el cabello, la sangre y las uñas, están formados en su mayoría por proteínas. 

 

¿Cuáles son las funciones? 

 

• Transporte de vitaminas, hormonas y otras sustancias a través de la sangre. 

• Formación y mantenimiento de la masa muscular, tejidos, glóbulos rojos, hormonas y enzimas. 

• Generación de anticuerpos que forman parte del sistema inmune. 

• Mantenimiento del equilibrio de los fluidos corporales. 

• Cicatrización de heridas.

.

Las proteínas se pueden dividir en dos grandes tipos: 

 

• las de origen animal -denominadas proteínas completas- debido a que contienen los 9 aminoácidos esenciales. Son provistas por las carnes de todo tipo (vaca, pollo, pescado, mariscos, cerdo), huevos y lácteos. 

• las de origen vegetal -denominadas proteínas incompletas ya que carecen de uno o más aminoácidos esenciales. Las verduras, cereales, frutas secas y legumbres son fuente de las mismas. 

Sin embargo, a través de la correcta combinación de los alimentos, podés obtener una complementación proteica. Esto se produce cuando dos alimentos diferentes se combinan, y los aminoácidos de una proteína pueden compensar aquellos que faltan en la otra proteína incompleta. Combinar proteínas de origen vegetal como un cereal con una legumbre resulta en una proteína de excelente calidad, tan buena como las de origen animal. 

 

¿Cuánto se necesita de proteínas?

 

El consumo recomendado de proteínas se calcula por kilo de peso: una mujer adulta necesita 0,8g de proteínas/kilo de peso. Luego de la quimioterapia, radioterapia o cirugía estos requerimientos pueden ser incrementados para sanar los tejidos y prevenir las infecciones. La falta de proteínas puede causar alteraciones como la pérdida de masa muscular, disminución de la inmunidad, debilitamiento de los sistemas cardíacos y respiratorios. 

 

¿Cómo aumentar las proteínas de tu alimentación?

 

• Leche en polvo: agregala a las bebidas como licuados e infusiones a base de leche y también a otras preparaciones como rellenos, guisos, vegetales, canelones.

• Ricota: sumala a los rellenos de pastas y para acompañar frutas.

• Merengue italiano: es aquel que parte de un almíbar y se lo vuelca hirviendo sobre las claras batidas a nieve para cocinarlas, no se recomienda el consumo de merengues crudos. Comé las frutas con copos de merengue italiano.

.

Mucositis – inflamación y lesiones en la boca y garganta 

 

La mucositis es la inflamación en la boca y/o garganta siendo el dolor el primer síntoma, pudiendo provocar dificultad en la ingesta de alimentos y líquidos, o en el habla. Se manifiesta a través de pequeñas ulceraciones o llagas. Además, si el sistema inmune está deprimido, se puede sufrir de infecciones por hongos, empeorando el dolor. 

La mucositis puede ser causada por la quimioterapia, la radioterapia y/o las terapias dirigidas. 

 

¿Qué medidas tomar? 
 

• Evitá los alimentos muy condimentados y bebidas ácidas o calientes. 

• Los lácteos pueden ayudar a aliviar las zonas afectadas. 

• Hacé regularmente buches con bicarbonato de sodio para mantener la boca limpia. 

• No uses enjuagues bucales con alcohol. 

• Preferí un cepillo de dientes de cerdas suaves para higienizarte la boca después de cada comida. 

• Evitá el alcohol por completo ya que puede empeorar la irritación. 

• Consultá con tu médico quien te puede recetar algún tópico para aliviar el dolor.

• Queso: agregáselo a las ensaladas, papas, pastas, guisos, sopas y otras preparaciones.

• Huevo: comé las verduras como tortillas o budines.

• Leche fluida: reemplazá el agua por leche al hacer sopas, gelatinas y polenta.

• Huevo duro: incorporáselo a las ensaladas y sándwiches.

• Carne: agregale a las sopas restos de carnes y legumbres.

• Legumbres y cereales: usalos como base de ensaladas, guisos y sopas.

• Frutas secas y semillas: espolvorealas encima de frutas, ensaladas, yogures y salteados de verduras.

.

Algunas colaciones ricas en proteínas

 

• Galletitas de agua con queso

• Frutas con ricota

• Mix de frutas secas y desecadas

• Leche y cereales para el desayuno

• Yogur 

• Sándwich de queso, atún o huevo

• Huevos hervidos

• Licuados con leche o yogur

• Postres a base de leche y huevo como flan, budín de pan

• Merenguitos 

• Humus (pasta de garbanzos)

.

Para que las proteínas puedan ser utilizadas para sus funciones plásticas, el consumo calórico debe ser suficiente. Si estás comiendo muy poco, tu organismo utilizará las proteínas para obtener las calorías (4 calorías por gramo) en lugar de mantener sus otras funciones.