Osteoporosis

.

La osteoporosis es una enfermedad en la que existe reducción de la densidad y de la calidad del hueso debida a una alteración del remodelado óseo. Al ser los huesos más porosos y frágiles, aumenta de forma importante el riesgo de fractura. Es una enfermedad silente y progresiva cuya primera manifestación muchas veces ya es la fractura.

.
Osteoporosis
.

Las fracturas más comunes asociadas a la osteoporosis son las de muñeca, columna y cadera.  La incidencia de estas fracturas, particularmente cadera y columna se incrementan con la edad, tanto en mujeres como en hombres.

Se estima que en nuestro país una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres  mayores de 50 años padecen osteoporosis, mientras que el 16% presentan fracturas vertebrales.

La osteoporosis es una enfermedad tratable, requiere de cambios en el estilo de vida, ingesta adecuada de calcio y vitamina D, ejercicios físicos y medicamentos que aumentan la masa ósea y disminuyen el riesgo de futuras fracturas.

Fuentes: International Osteoporosis Foundation, IOF 2015; Sociedad Argentina de Osteoporosis

 

.

Diagnóstico y manejo de la osteoporosis


El diagnóstico de la osteoporosis se suele realizar en base a la historia clínica del paciente, la exploración física y la realización de una serie de pruebas complementarias que incluyen la realización de una densitometría ósea (DEXA) que medirá la densidad mineral ósea. Esta prueba se suele realizar cada 2 años y es útil para el diagnóstico de la osteoporosis pero no para el monitoreo de su tratamiento.

Los marcadores de remodelado óseo se han utilizado en investigación clínica para controlar la eficacia y mecanismo de acción de ciertos fármacos; se pueden medir en suero o en orina y existen marcadores de formación (P1NP, P1CP…), marcadores de resorción (ß-CTx, NTX…), y marcadores de las proteínas reguladoras de osteoclastos. La utilización de la densitometría junto con los marcadores de remodelado óseo podría mejorar la predicción del riesgo de fractura en mujeres postmenopáusicas, siendo una de las ventajas de estos últimos la estimación precoz de la eficacia del tratamiento.

(International Osteoporosis Foundation, IOF 2015)

 

Diagnóstico y manejo de la osteoporosis

 

El diagnóstico de la osteoporosis se suele realizar en base a la historia clínica del paciente, la exploración física y la realización de una serie de pruebas complementarias que incluyen la realización de una densitometría ósea (DEXA) que medirá la densidad mineral ósea. Esta prueba se suele realizar cada 2 años y es útil para el diagnóstico de la osteoporosis pero no para el monitoreo de su tratamiento.

Los marcadores de remodelado óseo se han utilizado en investigación clínica para controlar la eficacia y mecanismo de acción de ciertos fármacos; se pueden medir en suero o en orina y existen marcadores de formación (P1NP, P1CP…), marcadores de resorción (ß-CTx, NTX…), y marcadores de las proteínas reguladoras de osteoclastos. La utilización de la densitometría junto con los marcadores de remodelado óseo podría mejorar la predicción del riesgo de fractura en mujeres postmenopáusicas, siendo una de las ventajas de estos últimos la estimación precoz de la eficacia del tratamiento.

(International Osteoporosis Foundation, IOF 2015)

 

Links

ACR: American College of Rheumatology. http://www.rheumatology.org/

FRAX®: WHO Fracture Risk Assessment Tool. http://www.shef.ac.uk/FRAX/

IOF: International Osteoporosis Foundations. http://www.iofbonehealth.org/

SAO: Sociedad Argentina de Osteoporosis http://www.osteoporosis.org.ar/

 

.

Links

 

.